Un lugar para perderse

La Huerta del Figueral tiene mucho de nuestra historia personal, de nuestros valores y nuestra forma de ver los proyectos.

La Huerta es, sin duda, una apuesta por lo diferente. Ubicado en un entorno privilegiado, desde el primer momento tuvimos claro que debíamos poner en valor el espacio y ponerlo al servicio de una amplia y sabrosa oferta gastronómica. Platos con sabores muy definidos, frescos, con un clarísimo sabor a campo. La Huerta del Figueral debía oler a hierba recién cortada, a producto de huerta y, sobre todo, al amor por la cocina bien hecha.